fbpx

DIAZ ESTUDIO LEGAL

Clases Niza IMPI ¿Qué son?

Toda persona que está por registrar una marca en algún momento se topará con las clases niza o la clasificación de niza, un elemento clave en el registro de marcas.

En este artículo te hablare de que son las clases niza, su importancia y algunos tips al clasificar y redactar tu marca.

¿Qué son las clases niza?

Las clases de niza o clasificación de niza es una herramienta que permite a los solicitantes de marca  buscar, clasificar e identificar qué es lo que una marca quiere distinguir, en otras palabras, qué productos o servicios específicos son los que quieres proteger con tu marca.

En cada clase se agrupan productos o servicios en función de ciertas características compartidas. Actualmente existe un total de 45 clases, de la 1 a 34 abarcan productos y de la 35 a la 45 se agrupan servicios

El listado general de clases lo puedes encontrar en este enlace: https://clasniza.impi.gob.mx/clases

Entonces ¿No se trata sólo de registrar mi marca y ya, listo nadie más podrá utilizarla?

El registro de marcas es un sistema que busca dar exclusividad de una determinada marca a un propietario definido. Este sistema también tiene como objetivo generar un equilibrio en el que no se otorgue un monopolio desmedido a un titular.

Por eso, las marcas se registran en clases determinadas y específicas.

Quizá tú elaboras café y tienes una marca y alguien más utiliza una marca muy semejante pero aplicada a ropa.

En este ejemplo, bajo el sistema de clases no hay mayor problema, tú puedes registrar tu marca para café y otra persona, aunque su marca sea muy similar, incluso idéntica a la tuya, la podrá registrar para ropa.

De esta forma se genera un balance, se evita que existan marcas abusivas que quieran proteger todos los productos o servicios (aunque existen excepciones).

¿Por qué son importantes las clases?

Precisamente la importancia de clasificar tu marca correctamente es la necesidad de aplicarla específica y correctamente a tus productos o servicios determinados.

Es el paso clave en el trámite de registro que vincula tu marca con tu verdadero nicho o mercado. A través de la clase se asocia tu marca con tus productos o servicios.

Definir y redactar la clase adecuada es fundamental en el sistema de registro de marcas, ya que da certeza sobre el alcance de una determinada marca, de forma que tanto consumidores como otros titulares de marcas puedan saber con exactitud qué es lo que haces a qué mercado te diriges y qué productos o servicios comercializas con tu marca.

 El registro de marca se debe hacer en cada clase por separado

En México tenemos un sistema uniclase, significa que al llenar tu solicitud de registro solamente puedes establecer productos o servicios pertenecientes a una misma clase y nada más, si estableces productos o servicios de otras clases en una misma solicitud el IMPI te va a requerir para que elimines los productos o servicios que no corresponden a la misma clase.

Este requerimiento retrasará durante meses tu trámite y en caso de que no contestes el requerimiento, tu marca quedará abandonada y no podrá registrarse.

¿Qué pasa si en realidad vendo productos o servicios de distintas clases?

Claro que existe la posibilidad de que tu marca pueda y deba registrarse en más de una clase. De ser el caso deberás forzosamente presentar una solicitud por cada clase a proteger y a cada solicitud deberás acompañar su correspondiente pago de derechos.

Sin importar que hagas los trámites al mismo tiempo y se trate de la misma marca, el registro de cada clase es totalmente independiente y sin vinculación a las otras solicitudes.

El IMPI realizará un examen independiente en cada clase para determinar si existen impedimentos legales o no.

De hecho, es totalmente posible que el IMPI niegue tu marca en una clase y en otra clase te otorgue el registro.

Es muy importante establecer el alcance de tu marca antes de registrarla, para tener claridad de cuantos trámites podrías necesitar.

Anticipar las clases te permitirá realizar un diagnóstico de marca mucho más detallado para determinar la viabilidad de tu marca en todas las clases que puedan tener relación con tus productos o servicios, no sólo por el uso actual, sino también pensando en la expansión que pretendas hacer de esa misma marca en un futuro.

Si quieres saber más sobre el proceso de registro te recomiendo leer: “Registro de marca en el IMPI: Cómo es el proceso”

El gran error que debes evitar al redactar la clase en tu solicitud

No clasificar o no redactar correctamente la clase en la solicitud de registro puede generar serios problemas. 

Por un lado, el IMPI podría negar provisionalmente tu marca por no estar en la clase correcta. Por otra parte, uno de los problemas más comunes y que además es un problema silencioso es que, tu podrías lograr el registro de tu marca y no obstante, no estar protegiendo los productos o servicios que en la práctica fábricas y/o comercializas, peor aún alguien más podría registrar una marca similar o idéntica a la tuya para lo que realmente haces y hasta solicitar que se te imponga una multa.

Los títulos de la clase son una referencia para seleccionar la clase correcta, no quiere decir que tienes que usar el título de la clase.

De hecho, cada clase tiene un listado completo que desglosa todos los productos o servicios que puedes encontrar dentro de esa clase determinada.

Es precisamente a estas listas complementarias a las que se tiene que recurrir para redactar correctamente la clase.

Un ejemplo que ilustra el riesgo de utilizar los títulos de clase

Supongamos que tienes una zapatería y vendes zapatos de distintas marcas, (sólo vendes, no produces) luego de investigar y preguntar descubres que la clase para la comercialización de productos es la 35, entonces por un mal consejo o desconocimiento redactas en tu solicitud el título de la clase: “Publicidad; gestión, organización y administración de negocios comerciales; trabajos de oficina.

Como puedes ver en ninguna parte de esta redacción genérica se hace referencia a la comercialización de productos, mucho menos de zapatos.

Pasados 6 meses te otorgan el registro de la marca, ¿la mala noticia? Tienes una marca sin valor pues no protege tu actividad. Peor aún pasado un tiempo te llega una demanda ingresada por alguien más por hacer uso de una marca similar a la suya (registrada en la clase 35 también, pero está correctamente redactada para proteger la comercialización de zapatos).

En conclusión, saber como funcionan las clases niza es necesario para asegurar que tu marca tenga sentido y que cuando sea registrada realmente proteja los productos o servicios que tu negocio comercializa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.